Tiempos Oscuros y tristes

 

Tiempos oscuros y tristes

 

Es ahora, en los malos momentos, cuando veo lo sola y miserable que estoy. Juego con pompitas de jabón, pero su corta vida hace ver de nuevo los mismos pasajes que hace un año contemplaba, pero esta vez desde otro punto de vista.

Como un sueño en el que vivo, como tercera persona, separada de mi cuerpo, así vivo yo. Atónita por la multitud de ciegas exclamaciones que nadie mejor que yo podía entender, me engañaba superficialmente pensando que las pompitas de jabón eran eternas, pero ya no hay más.

Me escondía tras los muros de piedra, de mármol frío mientras una ráfaga de viento irrumpía contra ella, al darme la vuelta comprendo que la lápida de mármol se siente a gusto, con su compañera, su amiguita en sueños pues esto no es más que otro sentimiento.

Un hormiguita sin protección y hundida, lucha por su pobre vida honradamente, cumple la misión de la reina de todas las reinas del mundillo de las hormigas: es la de luchar contra el horripilante mounstro de las alturas, un oso hormiguero. Se hace a la idea de que lo vencerá pero el fiero animal no la respeta y de un tirón se la engollipa. Sola en la barriga del animal saca conclusiones, se da cuenta de que el fuerte vence al débil, es la ley de la naturaleza, los instintos pueden contra la razón, y así aprendió la hormiguita, y así aprendí yo.

Autor: raquel(sak)

 

 

 

                 

 

                                EL ANGEL

 

                        

  Tiempos oscuros.
Un mar de gente sale a las calles
quema sus alas bajo la noche:
ha muerto un ángel en la prisión.

Tiempos oscuros.
Llueve en torrente
moja la tierra
mi voz enferma con este llanto:
ha muerto un ángel en la prisión.

Tiempos oscuros.
Pasan los días cual novias tristes
novias usadas y rencorosas:
ha muerto un ángel en la prisión
está en mis ojos
está en mi sangre.

Salgo a pintar un muro.
Salgo a morir sin miedo.

¿Qué hago afuera del Edén?
¿Quién armó este inmenso palomar?
¿Quién al hacerlo olvidó
que somos cuervos sin hogar?
¿O acaso le dejamos ciego?

¿Qué hago afuera del Edén?

Esta entrada fue publicada en Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s