meditando un poco

… Ahora en el silencio de la noche me vuelvo a encarar con mi pasado… no puedo evitar pensar y vuelvo a encender el pensamiento de las emociones… emociones incontroladas, recuerdos que se entremezclan con lágrimas.

La impotencia de ver como se me escapa de mi vida todo aquello que amo, esos seres que nunca más volverán

y un sin fin de cosas que de la misma manera que aparecen, se esfuman sin poder hacer nada por evitarlo ¿o quizás sí?…

 

Hoy, ahora, en este instante, en mi soledad… dejo que ese caparazón que uso día a día caiga a mis pies; me miro

al espejo y veo en mis propios ojos esa tristeza que trato de esconder, necesito descargar mis emociones y dejar que mi tormento huracanado me envuelva… pero a veces noto como me dejo llevar… ¡me arrastra! Es cuando realmente

me asusto de todo e intento poner fin… ¿o no?… a veces ya es tarde, y mi mente se vuelve tumultuosa… todo se

vuelve contra mí, algo me grita una y otra vez…

"¿Que has hecho? Cuantos errores cometidos, mi insensatez, mi egoísmo… y que por mi culpa muchos seres queridos han sufrido y los he arrastrado conmigo a este túnel sin luz, a este laberinto que es la vida, a la tristeza"… ¡No es justo.

Es ahora en estos momentos cuando me planteo que cosas buenas puedo ofrecer a mis hijos, a mis amigos…

porque es lo único que me queda… y no hallo respuesta alguna.

… Ya es tarde, es… como si una película pasara a gran velocidad por mi mente, "es mi propia vida" "todos mis errores"

… todo es agridulce… y un dolor se apodera de mí, nada ni nadie puede hacer nada… es mi dolor. Sé que suena

duro… más cuando soy yo el que siempre ha dicho hasta la saciedad que hay que compartir tanto lo bueno como

lo malo… y me consta que debo aprender a recibir, a aceptar… pero me refugio en mi caparazón y me aparto… quizá a lamerme mis propias heridas…

Sigo divagando por el cosmos de los sentimientos, buscando sin buscar, y sin saber que quiero, pero eso sí, cada

 día que pasa sintiéndome más vacío y más hastiado de todo, es como si ya me conociese el paisaje de la vida,

y de alguna manera necesitase otras cosas más frescas.

Quizás mañana esté de nuevo encima de la ola, quizás no me deje hundir y solo me deje mecer por ella…

 

Esta entrada fue publicada en Familia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s